Con el ascenso consumado a la Liga de Naciones B, Guatemala tiene expedito el camino hacia la Liga A, ya que será cabeza de un grupo de cuatro equipos en el que ninguno de sus oponentes será un verdadero peligro en la búsqueda de dicho objetivo.

Igual sucederá con la eliminatoria para la Copa Oro, en la que en la primera ronda chocaremos con un equipo débil y en la segunda puede tocarnos otro rival de poco peso, a menos que la suerte nos empareje con Haití o Trinidad y Tobago, que seguramente serán mucho más exigentes.

Guatemala tuvo una participación impecable en la Liga C, ganando con autoridad sus cuatro compromisos, pero debemos estar conscientes que nuestros guardametas y el bloque defensivo nunca fueron puestos a prueba. Por eso será importante planificar, para cuando exista un espacio, partidos de fogueo contra selecciones de mayor nivel, lo que permitirá al técnico ver más clara la evolución del conjunto.

También será preciso que Amarini Villatoro defina un grupo para trabajar, haciendo solo los cambios estrictamente necesarios, evitando con ello el manoseo y, sobre todo, que se le de la camiseta nacional a quien no haya hecho méritos suficientes para portarla.

Este artículo también fue publicado en la sección de Deportes de Nuestro Diario el sábado 30 de noviembre.

1 Comentario

  1. Definitivamente tienen que estar los que en verdad estan en su momento y no solo por darles oportunidad a otros. En sus equipo se les puede dar la oportunidad de mostrarle al tecnico nacional sus condiciones, pero ya en la seleccion no, porque se requiere de todo esfuerzo y abilidad para ganarse un puesto en la seleccion y ganarle a quienes nos enfrentemos. Siempre en una seleccion tienen que estar los mejores y no solo porque nos caigan bien sino por estar en su momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.