La FIFA pidió a Irak que renuncie a organizar en Basora (sur) dos partidos de clasificación al Mundial-2002 y la Copa de Asia, y propone un «terreno neutral», cuando el país es escenario de manifestaciones que reclaman «la caída del régimen».

Irak debe recibir a Irán el 14 de noviembre en Basora, ciudad petrolífera en la punta sur del país, en el marco de la clasificación al Mundial de Catar-2022, y a Baréin el 19 de noviembre para la Copa de Asia de 2023.

Evocando «la situación de seguridad actual», la FIFA y la Federación Asiática reclamaron a la federación iraquí que proponga «un terreno neutral».

Desde el inicio el 1 de octubre de un movimiento de contestación espontáneo, más de 270 personas, en su mayoría manifestantes, han muerto en Irak, según un balance contabilizado por la AFP.

Enfrentamientos tuvieron lugar en Basora y manifestantes murieron el martes ante el puerto vecino de Oum Qasr, bloqueado desde hace meses en el marco de una amplia campaña de desobediencia civil a través del país.

El número dos de la federación iraquí, Ali Jabbar, aseguró a la AFP que la FIFA reclamaba una respuesta «el miércoles» y un nuevo lugar «fuera de Irak».

Irak recibió recientemente la autorización para volver a organizar partidos internacionales oficiales en su suelo, tras décadas de embargo internacional y repetidas guerras.

La FIFA limitó de todas maneras esta medida a tres estadios en el país, Basora, Kerbala, también escenario de violencia actualmente, y Erbil, en el Kurdistán iraquí, hasta ahora lejos de las protestas.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.