Equipo revelación del inicio de temporada, el Cagliari (5º) superó al Atalanta (4º) por 2-0 este domingo en un partido de la 11ª jornada de la Serie A y le igualó a puntos en la zona alta de la clasificación.

El mediocentro croata Mario Pasalic marcó en propia puerta a mitad de la primera parte (32) el primer gol de los visitantes, que sentenciaron en el segundo periodo por medio del centrocampista uruguayo Christian Oliva (58).

Con este resultado, los sardos cuentan con 21 puntos, los mismos que el Atalanta.

La victoria del Cagliari ha sido aplaudida por la AS Roma, que tras vencer al Nápoles el sábado (2-1) se acomoda en la tercera posición. El líder Juventus y el Inter de Milán (2º) cuentan con siete y seis puntos de ventaja respectivamente sobre los romanos.

La expulsión del atacante esloveno Josip Ilicic en el minuto 39 perjudicó al Atalanta, que no caía derrotado en la Serie A desde el pasado 1 de septiembre en la segunda jornada, ante el Torino (13º).

En los otros partidos del día, el Udinese (12º) se toma un respiro con una victoria 3 a 1 en el campo del Génova (17º), mientras que Lecce (16º) y Sassuolo (15º) empataron 2-2 y no se alejan de la zona de peligro.

– Balotelli amenaza con irse –

En Verona, el Hellas (9º) se impuso 2-1 al Brescia (18º), para quien marcó un tanto sin frutos Mario Balotelli, que fue además protagonista por un incidente mediada la segunda mitad, cuando fue objetivo de aparentes gritos racistas.

Luego de una acción en el costado izquierdo del campo, Balotelli tomó el balón con las manos y lo lanzó violentamente en dirección a los aficionados veroneses.

Furioso, se llevó un dedo a las orejas, indicando que había escuchado algo, y a continuación se dirigió a los límites del terreno de juego y comenzó a caminar detrás de la portería veronesa, como si quisiera abandonar el partido.

El jugador fue rodeado por sus compañeros y también por muchos de los jugadores del Hellas Verona, que intentaron calmarle y le abrazaron.

El partido estuvo interrumpido unos minutos antes de que el ‘speaker’ del estadio dijera por megafonía que los jugadores se marcharían a vestuarios en caso de otro incidente del mismo tipo.

Ese mensaje fue silbado por una gran parte de los espectadores, pero el partido se reanudó, con Balotelli sobre el césped.

Tras el partido, el entrenador croata del Hellas Verona, Ivan Juric, dijo que «no pasó nada».

«No tengo miedo a decirlo. Hoy no pasó nada. Ningún grito racista, nada de nada. Únicamente abucheos y provocación a un gran jugador, eso es todo», dijo. «Los insultos racistas me asquean. A mí me llaman gitano de mierda constantemente, pero hoy no hubo nada. Ni un poco, nadie. Decir lo contrario es una mentira», sentenció.

El agente de Balotelli, Mino Raiola, sí consideró que su representado fue víctima de racismo.

«Estamos con Mario y estamos contra toda forma de racismo. Los racistas son unos ignorantes», afirmó Raiola en una reacción transmitida a la AFP.

Este domingo se disputan otros dos partidos en el ‘Calcio’, Fiorentina-Parma y Milan-Lazio. Para el lunes queda el SPAL-Sampdoria.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.