Apartado de la selección alemana y cada vez más habitual en el banquillo del Bayern de Múnich, Mats Hummels parecía al final de su carrera la pasada temporada. Su regreso al Borussia Dortmund le ha relanzado, hasta el punto de que algunos reclaman su vuelta a la ‘Mannschaft’.

Luego de una actuación impresionante contra el Barcelona en septiembre (0-0), el doble enfrentamiento contra el Inter de Milán en Liga de Campeones (miércoles 19h00 GMT y 5 de noviembre) puede permitirle confirmar que ha reencontrado el nivel que le convirtió en campeón del mundo con Alemania en 2014.

Defensa central con un buen físico, Hummels sufrió mucho por su desgracia de la pasada primavera boreal, en especial por la brutal decisión del seleccionador, Joachim Löw, de poner fin a su carrera internacional con solo 30 años: la manera en que se hizo «es injusta en mi opinión», lamentó el jugador en caliente, antes de confesar semanas más tarde: «Recibí un golpe y no sabía qué estaba pasando».

Especialmente porque en el Bayern estaba amenazado por el desembarco de los franceses Lucas Hernández y Benjamin Pavard.

– «Intento encarnar la calma» –

La apuesta por volver a Dortmund, donde comenzó su carrera (2009-2016), parece por el momento acertada. El Borussia marcha cuarto en la Bundesliga a un punto del líder Mönchengladbach. Y en Liga de Campeones, los de amarillo ocupan el liderato de su llave, con cuatro puntos como el Barcelona pero con una mejor diferencia de goles.

Hummels, por su parte, se ha convertido de manera natural en un jefe del equipo. Con el papel de ‘viejo’, busca aportar la serenidad que a veces les falta a sus jóvenes compañeros de equipo al final de los partidos importantes.

«El arte del fútbol consiste en mantener la calma en los momentos difíciles», explica, «yo intento encarnar esa calma sobre el terreno de juego. Cuando el rival aprieta, me esfuerzo en hacer bajar la presión. Yo incorporé esto muy pronto en mi mentalidad de jugador».

Desde hace unos días, y sobre todo desde la grave lesión el sábado del muniqués Niklas Süle (ligamento cruzado de la rodilla), pilar del centro de la zaga de la selección alemana, han empezado a elevarse las voces que piden a Löw que le vuelva a llamar.

«Löw había descartado hasta ahora un regreso de Hummels, esgrimiendo la necesidad de dejar sitio a Süle», escribió el lunes la revista Kicker. «La lesión de este jugador de futuro le obligará a revisar su estrategia».

– Respaldo de los aficionados –

El martes, el exinternacional Steffen Freund fue más allá: «Con (Antonio) Rüdiger y (Matthias) Ginter en el centro de la defensa no podemos ganar la Eurocopa-2020», lanzó. «Si Jogi Löw no (llama a Hummels) ahora, estaría terriblemente decepcionado».

Hummels también puede sentirse respaldado por los aficionados: en una encuesta en la web de Kicker, realizada antes de la lesión de Süle, un 77,43% de las cerca de 96.000 personas que respondieron se pronunciaron a favor de que volviera a enfundarse la camiseta con cuatro estrellas.

Para el entrenador del Dortmund, Lucien Favre, esto sería absolutamente lógico: «Está claro, vista la forma en la que juega actualmente. Sin discusión», aseguró el técnico suizo.

El capitán del BVB, Marco Reus, todavía internacional, tampoco duda en mojarse: «En base a sus actuaciones, siempre es bienvenido y reforzaría a cualquier equipo».

De su lado, Hummels hizo saber que estaba a disposición de la Federación Alemana: «Si tuviera la oportunidad de vestir otra vez la camiseta de la selección, no la rechazaría», aseveró en agosto.

A la esperada de una muy hipotética llamada de Löw, el futuro de Hummels pasa por el Inter de Milán. En un grupo donde el Barcelona sigue siendo el rival a batir, un buen resultado en Italia pondría al Dortmund en órbita para una clasificación a octavos de final.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.