Nombrado entrenador del Valencia tras el sorpresivo cese de Marcelino, Albert Celades heredó un vestuario desafiante y un tarea ardua: estabilizar un club de gestión a menudo errática brillando al mismo tiempo en la Liga de Campeones, con un desplazamiento el miércoles a Lille (19h00 GMT).

Muy apreciado por los aficionados, su predecesor Marcelino García Toral tenía en su haber la conquista en mayo de la Copa del Rey contra el Barcelona (2-1) y haber clasificado al club ‘che’ para la ‘Champions’ con una cuarta plaza.

Pero para sorpresa de todos, el entrenador asturiano fue cesado a principios de septiembre por un conflicto con la dirección, en particular con Peter Lim, el intervencionista propietario del club.

Según la versión dada por Marcelino, Lim le habría pedido no ir a por la Copa del Rey, una «competición menor» a sus ojos, para apuntar prioritariamente a la lucrativa clasificación para la Liga de Campeones.

Ante la negativa del técnico, al que el tiempo le dio la razón, el magnate singapurense acabó por destituirlo y sustituirlo por Celades, joven técnico que vive su primera experiencia como entrenador principal en un club.

– Inestabilidad crónica –

«Voy a intentar merecer el respeto de todos trabajando de la mejor manera», prometió en rueda de prensa el catalán, de 44 años, con contrato hasta 2021.

Cierto es que el nuevo entrenador valencianista tiene a su favor el haber dirigido a la selección española Sub-21 entre 2014 y 2018, y después fue adjunto de Julen Lopetegui en el Real Madrid (2018). Tiene también en su bagaje una rica carrera como jugador, en que pasó por el Barça, el Real Madrid y jugó cedido una temporada en el Burdeos en 2003-2004.

Pero Celades es un nuevo ejemplo de la inestabilidad crónica que afecta al Valencia: siete entrenadores diferentes en cinco años desde la compra del club por Lim en 2014…

Nada más llegar, Celades tuvo que gestionar todo un drama con los jugadores opuestos a la salida de Marcelino. Estos últimos rechazaron ostensiblemente asistir a la tradicional rueda de prensa de víspera de partido, que es obligatoria, antes de enfrentarse al Chelsea a mediados de septiembre en la Liga de Campeones.

«Un cambio de entrenador nunca es fácil, y más cuando es de esta manera», reconoció Celades.

La victoria al día siguiente en Stamford Bridge (1-0) permitió calmar los ánimos y el capitán, Dani Parejo, aseguró que la plantilla estaba «a muerte» con Celades.

– Amenazas de muerte –

Pero no fue la mejor manera de empezar un mandato y más cuando luego sobrevino una derrota en casa 3-0 contra el Ajax de Ámsterdam en la segunda jornada de ‘Champions’.

Símbolo de la tensión que rodea al club, el presidente Anil Murthy fue filmado a principios de octubre en el palco con un dedo en los labios como pidiendo a los aficionados callarse durante un partido contra el Alavés (2-1).

El club informó después que Murthy, hombre de confianza de Lim, recibió amenazas de muerte en su teléfono móvil.

No es el contexto ideal para preparar un partido crucial como es el del Lille el miércoles, pero el equipo parece haber hecho piña en torno a Celades, como demostró el empate arrancado in extremis al Atlético de Madrid el sábado en Liga (1-1).

«Es complicado, han pasado cosas en el club», resumió el sábado el delantero francés Kevin Gameiro.

«Nos toca a nosotros trabajar con el entrenador, todos juntos, para encontrar un equilibrio y confirmar lo que hicimos la temporada pasada. Hace poco que llegó el nuevo equipo técnico, están aplicando sus ideas poco a poco», añadió, reclamando tiempo para permitir a Celades y al Valencia alcanzar sus fines.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.