El clásico Barcelona-Real Madrid, de la 10ª jornada del campeonato español, que debía jugarse el 26 de octubre en la capital catalana, ha sido aplazado a una fecha que deberán acordar ambos clubes, debido a la tensión existente en Cataluña por las protestas independentistas.

El comité de competición, órgano disciplinario de la Federación Española de Fútbol (RFEF), acordó «el aplazamiento del encuentro previsto para el día 26 de octubre de 2019 por concurrir causas excepcionales» en una decisión hecha pública este viernes.

El comité pide a Barcelona y Real Madrid que «alcancen un acuerdo en la fijación de la nueva fecha de disputa del encuentro, antes del próximo lunes 21 octubre a las 10:00 horas», al tiempo que pide un informe a la Liga de Fútbol (LaLiga) al respecto.

En caso de que los clubes no lleguen a un acuerdo, será el propio comité el que decida la nueva fecha.

La Liga había solicitado el miércoles a la Federación que se invirtiera el orden de los partidos de manera que el del 26 se jugara en el Santiago Bernabéu y el de vuelta del 1 de marzo se celebrara en el Camp Nou por «causas de fuerza mayor», algo que ha sido desestimado por el comité de competición.

Y es que, según la prensa, los partidos y asociaciones independentistas prevén celebrar una manifestación masiva ese 26 de octubre en la capital catalana.

La situación en Cataluña es muy tensa tras las condenas a prisión para nueve dirigentes independentistas, especialmente en Barcelona, lugar en las últimas noches de duros enfrentamientos entre manifestantes y policías.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.