Palmeiras dio este martes un gran paso para acceder a una de las semifinales de la Copa Libertadores 2019 al ganar 1-0 al Gremio en Porto Alegre, con lo que necesita apenas un empate en el partido de vuelta para clasificarse.

Un remate de media distancia de Gustavo Scarpa desde unos 35 metros a los 31 minutos le dio la victoria a un Palmeiras que supo aguantar las embestidas de su rival, en un partido muy igualado entre dos de los candidatos al título.

Ambos equipos fueron fieles a su estilo: el Gremio, con un juego de toque rápido y ofensivo, y el Palmeiras, con un planteamiento defensivo esperando cualquier recuperación o error del rival para salir de forma letal a la contra.

– Gremio al ataque –

Empujado por su afición, el Gremio salió por la victoria desde el primer minuto, con una alta presión sobre la defensa rival y buscando superar la doble línea defensiva de Palmeiras en el centro del campo para llegar al área rival.

Con su gran estrella, Everton ‘Cebolinha’ muy bien vigilado, al Tricolor gaúcho le faltó claridad para llegar con peligro a la portería de Weverton, al que apenas inquietó en la primera mitad.

El Palmeiras, aunque muy bien posicionado, pecó de nerviosismo y falló muchos pases, con lo que apenas pudo tener la posesión en la primera media hora.

La igualdad se rompió en el minuto 31, cuando Gustavo Scarpa recibió una falta aparentemente sin peligro en la zona de tres cuartos del campo.

Marcos Rocha puso en circulación el balón y el propio Scarpa soltó una bomba desde unos 35 metros que tocó el larguero y sorprendió a Paulo Víctor.

Fue el sexto gol en siete partidos disputados en esta Libertadores de Scarpa, que iguala como máximo goleador del torneo con los argentinos Marco Rubén (Athlético Paranaense) y Adrián Martínez (Libertad), ya eliminados de la competición.

El gol no cambió la tónica del partido, con un Gremio llevando la iniciativa y un Palmeiras muy bien posicionado sin dejar opciones a los gaúchos.

– Palmeiras resiste con 10 –

En la segunda mitad, Dudu estuvo a punto de ampliar la ventaja para los de Sao Paulo con un cabezazo en el minuto 49 que obligó a Paulo Víctor a lucirse.

Con un Everton cada vez más participativo, el Gremio empezó a mejorar y a crear peligro sobre la portería rival. El propio Everton, tras una buena jugada personal, mandó un potente disparo a las manos de Weverton en el 57.

El técnico local, Renato Gaúcho, buscó más pólvora dando entrada al veterano delantero Diego Tardelli en lugar de un desafortunado André, aunque las llegadas gaúchas continuaron estrellándose en la sólida defensa del equipo de Luiz Felipe Scolari.

El Palmeiras se fue recogiendo atrás aunque volvió a ganar pólvora en ataque con la entrada de Carlos Eduardo, que pasó a amenazar con su velocidad.

En una acción por la derecha en el minuto 75, Carlos Eduardo asistió a Dudu, que desde la frontal mandó un disparo que tocó el palo por la parte exterior y salió fuera, silenciando la Arena do Gremio por un momento.

La presión local se intensificó en la recta final del partido, cuando el árbitro mostró la segunda cartulina amarilla al volante Felipe Melo, el baluarte de la defensa del Palmeiras.

El veterano internacional brasileño dejó el campo en un mar de lágrimas, consolado por sus compañeros, conocedor de que no podrá disputar el trascendental partido de vuelta.

Con un jugador a más, el Gremio apretó en los minutos finales en busca del empate, aunque el buen posicionamiento de los palmeirenses impidió que se acercaran con peligro al área rival y buscasen el gol en disparos lejanos.

Con la victoria, el Palmeiras necesita apenas un empate el martes que viene en casa para acceder a las semifinales del torneo, mientras que el Gremio, campeón de la Libertadores en 2017, está obligado a ganar si quiere seguir vivo en la competición.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.