El título para Argelia, la sensación Madagascar, la decepción Mohamed Salah, todo ello en medio de estadios casi vacíos. La primera Copa de África de Naciones con 24 países, que finalizó el viernes en Egipto con el título de los ‘Zorros del Desierto’, deparó cuatro semanas de sorpresas y decepciones.

Cissé y Belmadi, al alza

. Argelia hizo historia. El combinado norteafricano añadió una segunda estrella a su camiseta al conquistar el título 29 años después del logrado en 1990. Aunque llegó sin hacer ruido a Egipto, el equipo de Riyad Mahrez fue creciendo hasta reinar en el continente. En pleno movimiento de protesta popular contra la élite política del país, este éxito toma una dimensión especial, reflejada en la presencia de miles de aficionados en El Cairo.

. Esta CAN fue pródiga en sorpresas. Madagascar, en su primera participación, y Benín aportaron una dosis de frescura al alcanzar los cuartos de final luego de haber eliminado respectivamente a RD Congo (2-2, 4-2 en penales) y a Marruecos (1-1, 4-1 en penales). Más que frescura, Sudáfrica dejó helado al país de las pirámides tras eliminar a Egipto en octavos (1-0).

. Cissé y Belmadi, el descubrimiento internacional de dos entrenadores. El senegalés Aliou Cissé y el argelino Djamel Belmadi fueron los dos primeros entrenadores africanos en enfrentarse en la final desde 1998. Más allá de sus puntos en común -misma edad (43 años), infancia en la misma localidad, parecida carrera como jugadores en Francia-, encarnan la nueva ola de prometedores técnicos africanos.

Salah, estrellado

. Salah, el rey destronado. El icono local Mohamed Salah vivió dos semanas desastrosas. Además de la eliminación en octavos, suscitó la animadversión de una parte de los egipcios por haber tomado posición en el escándalo en torno a su compañero Amr Warda. La estrella de los ‘Faraones’ apoyó a su compañero acusado de acoso sexual por varias mujeres. «Estoy muy triste, vamos a aprender de nuestros errores. Lo mejor para la selección queda por venir», escribió el delantero en un tuit.

. Estadios vacíos. Aparte de los partidos de la selección anfitriona, los recintos de la CAN-2019 presentaron entradas discretas. Las tensiones por la seguridad disuadieron a algunos. Para otros resultó caótico el proceso para conseguir entradas mediante la ‘Fan ID’, así como el juzgado como elevado precio de los boletos. La prematura eliminación de Egipto restó ambiente en la competición. El presidente de la Confederación Africana de Fútbol (CAF), Ahmad Ahmad, afirmó que prefería ver las tribunas vacías que ir en contra del plan de seguridad de las autoridades.

. Hervé Renard, sin tercera CAN. El seleccionador francés de Marruecos fracasó en su intento de conquistar un tercer título. La eliminación en octavos ante la modesta Benín, con un penal fallado en el minuto 92 por Hakim Ziyech -otra estrella que decepcionó- fue casi un naufragio.

. Turbulencias en los despachos. Aunque Ahmad Ahmad proclamó el «éxito» del torneo, la CAN estuvo precedida por un conflicto en el que se vieron inmersas la CAF, la UEFA y la FIFA, por la designación de la número dos de esta última, Fatma Samoura, para supervisar la organización africana en crisis a partir del 1 de agosto por un mandato de seis meses renovables. Esta tutela de la CAF, criticada por algunos, es inédita y ya provocó la marcha del vicepresidente primero de la instancia. Antes de la CAN-2021, en Camerún, la Confederación Africana se prepara para tiempos difíciles.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.