La final de la Copa América entre Brasil y Perú en el Maracaná se inició el domingo con un minuto de silencio por la muerte de Joao Gilberto, uno de los padres del Bossa Nova, ocurrida el sábado en Rio de Janeiro.

La leyenda brasileña de la música murió a los 88 años. Su suave voz susurrando «Garota de Ipanema» continúa emocionando corazones casi 60 años después de su grabación.

Antes del homenaje se llevó a cabo una discreta ceremonia de clausura con niños representando a todos los países de la Conmebol. En medio de banderas sudamericanas emergieron los cantantes Anitta de Brasil y el puertoriqueño Pedro Capó.

Al juego final de la Copa América asiste el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su ministro de Justicia, el exjuez anticorrupción Sergio Moro.

El gobernante brasileño recibió críticas porque, durante su presencia en el juego contra Argentina por semifinales en Belo Horizonte, descendió en el entretiempo al gramado del Mineirao para saludar desde abajo a sus simpatizantes.

La Asociación de Fútbol Argentino (AFA) reclamó por ese hecho.

Brasil jamás ha perdido una Copa América en casa, que la organizó en 1919, 1922, 1949 y 1989, y espera que esta ocasión no sea la excepción. Perú, en tanto, vuelve a una final de este torneo después de 44 años.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.