Es el único portero que no ha sentido el zumbido del balón pasarle por el lado para romper sus redes en un partido de este torneo. Este domingo, si levanta la Copa América sin recibir goles, Alisson llenará de gloria a Brasil y de orgullo a su maestro Taffarel.

Nacido en las canteras del Inter de Porto Alegre y sustituto del legendario Dida en el club Colorado, el hombre de 1,91 m lleva nueve partidos seguidos con la valla invicta, ya sea en su club, el Liverpool, o con la selección. Cinco de estos duelos han sido en el torneo continental.

En total, el cancerbero suma 846 minutos imbatido. No es una casualidad. Tiene como preparador en la selección nada menos que al mundialista Taffarel, quien en 1989 consiguió 828 minutos cuidando el arco de la verdeamarela sin tener que ir a buscar el balón al fondo de las redes.

Su pupilo Alisson puede hacer historia. Si Brasil gana a Perú y no recibe goles, sería la primera vez que la Canarinha gana una Copa América con la valla invicta.

La Seleção además conseguiría un récord en su centenaria existencia: ocho juegos sin que le anoten.

Salir invicta y campeona de una Copa América «es un hecho que sólo han alcanzado Uruguay en 1917 y en 1987 y Colombia en 2001», dice el comentarista deportivo Paulo Vinicius Coelho.

Todo esto está, literalmente, en las manos de Alisson Becker, el golero de 26 años y traje verde, y el apoyo de su sólida defensa central (Thiago Silva y Marquinhos), aquella que también cuida los intereses del París Saint-Germain.

– Duelo particular con Messi –

En el duelo de semifinales frente a Argentina, Lionel Messi lanzó un tiro libre de perfección trigonométrica, con el geolocalizador marcado en el ángulo superior izquierdo de las vallas de Alisson.

El golero se elevó y, con las mismas manos con las que espera levantar la Copa América este domingo, controló sin ningún problema el disparo del mejor jugador del mundo, quedándose con la bola y cayendo firme en sus dos piernas. Aquí no pasa nada.

«Varios otros arqueros esperarían un poco para llegar a esa bola de mano cambiada, caerían, rodarían. Alisson es el arquero que sale del campo con el uniforme limpio. No está preocupado en ser extravagante, sino en evitar los goles», dice un comentarista deportivo en la TV brasileña.

Campeón vigente de la Champions League con el Liverpool, el fútbol europeo puso a Alisson en un duelo particular con el Messi de Barcelona.

En abril de 2018, cuando militaba en la Roma, eliminó al Barca en los cuartos de final de la Champions League ganando 3-0 en la ida pese a una derrota de 4-1 en la vuelta.

Ya con la camiseta del Liverpool, recibió tres goles, dos de ellos de Messi en el partido de ida por semifinales, pero en la vuelta los Reds vencieron 4-0 en Anfield y más adelante serían los campeones del torneo.

– ¿Suerte? –

«Cada partido tiene su historia, el juego por la Roma tuvo su historia, por el Liverpool tuvo otra historia, felizmente fueron dos historias vencedoras para mí. Pero conté con la fuerza de dos equipos que jugaron colectivamente y aquí no va a ser diferente», ha dicho el guardameta con barba de Chuck Norris.

En la selección viste la casaquilla 1, pero en el Liverpool lleva la 13, número que para algunos es cabalístico.

«La suerte acompaña a los que trabajan, el número 13 marcará mi historia, es el número con el que gané la Champions, pero lo importante es concentrarse en la cancha y en el trabajo dentro del campo», ha dicho.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.