Empates y más empates. Pareciera que Paraguay, finalista en Argentina-2011, se olvidó de cómo ganar en la Copa América. Su última victoria se remonta a Chile-2015, y desde entonces igualdades y derrotas son las que marcan su historial.

Obligada a ganarle a Colombia para aspirar a los cuartos de final en Brasil-2019, este domingo en Salvador (noreste), la Albirroja arrastra una racha negativa en el torneo de selecciones más antiguo del mundo, del que supo ser campeona en los lejanos 1953 y 1979.

Ausente de las Copas del Mundo desde Sudáfrica-2010, adonde llegó hasta los cuartos de final tras perder 1-0 con España, el posterior campeón, Paraguay llegó a ser finalista de la Copa América un año después en Argentina.

La Albirroja de Gerardo Martino cayó en Buenos Aires por 3-0 con Uruguay, que venía de realizar un Mundial de ensueño llegando a terminar en el cuarto lugar.

Martino renunció al cargo concluida la Copa en Argentina y el mando lo tomó el histórico Francisco ‘Chiqui’ Arce, pero fue cesado al cabo de un año por malos resultados en las primeras seis fechas de la eliminatoria sudamericana al Mundial de Brasil-2014.

Llegaría entonces el uruguayo Gerardo Pelusso en julio de 2012, pero un año después también se fue del banquillo guaraní por las mismas razones de su antecesor.

El paraguayo Víctor Genes apareció para apagar el incendio, pero el fuego lo consumió un año después cargando el fracaso de no haber clasificado al Mundial-2014.

– Ramón, gracias y adiós –

Paraguay necesitaba sacudirse de la desazón que supuso ver por televisión el Mundial que organizó el país vecino, y para ello buscó al ‘Pelado’ Ramón Díaz, el exitoso técnico de River Plate, que con el ‘millonario’ había ganado todo en la década de los noventa, incluida una Copa Libertadores en 1996.

Alejandro Domínguez, al frente de la Asociación Paraguaya de Fútbol -hoy en la presidencia de la Conmebol-, le entregó el poder de la Albirroja a Ramón, y el argentino cumplió con el primer desafío: Paraguay fue protagonista terminando cuarto en el torneo.

Lo curioso es que de seis partidos disputados en el torneo apenas ganó uno, a Jamaica (1-0) en la fase de grupos en 90 minutos. Empató dos más en la llave en la que estaba con Argentina (2-2) y Uruguay (1-1).

En cuartos venció a Brasil en definición por penales 4-3 luego de empatar 1-1 en 90 minutos. La Argentina de Messi le puso freno a los del ‘Pelado’ con un fabuloso 6-1 en las semifinales, y luego Perú le aplicó un 2-0 en el partido por el tercer lugar.

Ramón buscaba mejorar lo hecho en Chile con la Albirroja, pero la Copa América Centenario-2016 en Estados Unidos le jugó una mala pasada y le abrió la puerta de salida. Empate 0-0 con Costa Rica y derrotas con Colombia (2-1) y Estados Unidos (1-0).

El ‘Chiqui’ Arce volvería a tomar las riendas de la selección pero se encontró con un equipo envejecido, desgastado y sin espíritu, perdiéndose la clasificación al Mundial de Rusia-2018.

– La era Berizzo –

Después de los extraños cinco meses y algunos días de más del colombiano Juan Carlos Osorio al frente de la Albirroja, a la que llegó en septiembre después del Mundial-2018 donde dirigió a México, Paraguay se movió rápido y contrató a Eduardo Berizzo a mediados de febrero.

El argentino, exentrenador de los españoles Celta de Vigo, Sevilla y Athletic Club, debutó con una derrota 1-0 ante Perú en Estados Unidos en la doble fecha FIFA de marzo. Cuatro días después le siguió otro revés de 4-2 ante México.

Con la Copa América de Brasil a la vuelta de la esquina, Paraguay disputó dos amistosos más: empató con Honduras 1-1 en Ciudad del Este y ganó 2-0 a Guatemala en Asunción.

El resto de la historia es de sobra conocida: empates 2-2 con Catar y 1-1 con la Argentina de Messi en la Copa. La Albirroja precisa vencer a Colombia, clasificada a los cuartos de final como primera del Grupo B, para avanzar a la siguiente fase.

En sus manos está seguir con vida, pero pareciera que a Paraguay se le olvidó ganar en la Copa América.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.