A Lionel Messi le espera el domingo una final en toda regla contra la invitada Catar en la Copa América-2019: necesita doblegar al campeón de Asia para evitar un nuevo drama nacional. Y personal.

Pasan los años y las oportunidades de que el astro del Barça se corone con la Albiceleste en los mayores torneos planetarios se van agotando. Pero la noche del miércoles, tras ceder un empate 1-1 en Belo Horizonte ante Paraguay en otra gris actuación, desprendía optimismo.

«Hay que pensar en positivo y tener confianza. Tenemos que mejorar y llegar lo mejor posible para el próximo partido (…) Tenemos que ganar», declaró en la zona mixta del estadio Mineirao.

«Al equipo lo veo convencido que vamos a ganar el próximo partido», remató Messi, que el lunes cumplirá 32 años.

Pocos en Argentina imaginaban que la Albiceleste llegaría al tercer y último partido del Grupo B, que no parecía tan complicado, tan en la cuerda floja. Con 1 punto y una diferencia de goles de -2, es colista de grupo por debajo de Catar, que tiene también un punto pero tiene un saldo de -1 goles. La ya clasificada Colombia como primera de grupo lidera con seis puntos, y Paraguay le sigue con dos.

Tal como están las cosas, los argentinos necesitan ganarle a Catar para optar al segundo cupo o a uno de los dos mejores terceros, en función del resultado del Colombia-Paraguay.

– «No se gana con la camiseta» –

El inexperto DT Lionel Scaloni no ha dado todavía con la fórmula que active a la Albiceleste, que cuenta con una nómina de lujo que sería la envidia de muchos. De los 23 convocados, solo tres juegan en la Superliga argentina. El resto juega en las ligas europeas, muchos de ellos en equipos grandes.

Scaloni dejó fuera del once inicial a Sergio ‘Kun’ Agüero y Ángel Di María. Luego los hizo entrar. Pero nada funcionó, ni con ellos ni sin ellos.

El 1-0 a favor de Paraguay llevó a Argentina «a la locura, a pensar de que tienes que ganar para estar tranquilos».

«Por ahí empezamos a cometer errores, a salir a destiempo, a salir de a uno, a dejarle espacio (a Paraguay), a crearle facilidades para los contragolpes», añadió.

«Tenemos que seguir buscando el equipo, mejorar y seguir metiendo», insistió la ‘Pulga’.

Pese a la situación límite de Argentina, Messi recordó que la Albiceleste depende de sí misma: «Tenemos que ganar. Sería una locura que no podamos avanzar de grupo cuando son tres prácticamente los que pasan».

Pero también está avisado de que ya nada es fácil en el fútbol actual. «Sabíamos que no era fácil venir a jugar una Copa América, estábamos en la búsqueda de un equipo, de un funcionamiento. Venezuela le complicó a Brasil, hoy no se gana más con la camiseta y hay que hacer las cosas muy bien para conseguir los tres puntos».

Con el Barça, el ’10’ ha ganado 10 ligas españolas y cuatro Ligas de Campeones, entre otros muchos títulos… Y nada, por el momento, con Argentina tras perder una final mundialista (Brasil-2014) contra Alemania y tres de Copa América, en Venezuela-2007 contra Brasil y las dos últimas, en 2015 y 2016, contra Chile.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.