El Grupo B de la Copa Oro tendrá su pitazo inicial este domingo con duelos entre los centroamericanos Costa Rica y Nicaragua y los caribeños Haití y Bermudas, una fecha doble en la que los ticos llegan presionados por su historial y condición de locales.

Los partidos se disputarán en el Estadio Nacional de San José y marcarán la primera vez que la Copa Oro juega una fecha fuera de sus sedes tradicionales de Estados Unidos, México y Canadá.

Haití se medirá a Bermudas a las 16H00 locales (22H00 GMT), seguido de Costa Rica-Nicaragua a las 18H30 (00H30 de lunes).

Pese a lo histórico de la fecha, la Federación Costarricense de Fútbol se ha quejado de la lenta venta de entradas, una señal de la poca confianza que la afición local tiene a su selección, de desempeño irregular en sus últimos amistosos.

De los cuatro fogueos disputados por Costa Rica bajo el mando de su técnico Gustavo Matosas, perdió tres ante Estados Unidos, Guatemala y Perú, y solamente ganó uno ante Jamaica, en el que marcó el único gol en los cuatro partidos.

Adicionalmente, el cuadro tico llega al torneo de naciones de la Concacaf sin su figura estelar, el arquero Keylor Navas, quien está negociando su futuro tras quedar fuera del Real Madrid.

Por si fuera poco, esta semana el volante ofensivo Jimmy Marín, uno de los hombres de confianza de Matosas, abandonó la selección para incorporarse al fútbol israelí, lo que dejó a «la roja» en desventaja, con 22 jugadores de los 23 que podían llevar.

«Las turbulencias siempre existen, más en un proceso que está empezando», declaró Matosas a periodistas, como quien le pone buena cara al mal tiempo.

El técnico reconoció que Nicaragua será un rival duro, dirigido desde hace casi cinco años por el costarricense Henry Duarte, quien conoce al dedillo al fútbol tico.

«Lo que le he transmitido a mis jugadores es que es un partido duro en que hay que aplicarse para alcanzar la victoria. El objetivo nuestro es el triunfo», sostuvo Matosas.

– Jugadores aguerridos –

Nicaragua viene de un histórico amistoso la semana pasada contra Argentina, en el que sus jugadores pudieron enfrentar a jugadores como Lionel Messi y Sergio «Kun» Agüero, aunque cayeron 5-1.

El técnico Duarte está convencido de que el nivel de fútbol en Nicaragua ha subido en los últimos años, pese a ser un país de tradición beisbolera.

Además, llega con la tranquilidad de que Nicaragua no es la favorita, y con la confianza en el espíritu aguerrido de sus hombres.

«El jugador nicaragüense tiene muchísimos deseos de aprender y mejorar. Ellos se someten a cualquier disciplina, quieren sentirse tomados en cuenta futbolísticamente, y son tan aguerridos como la historia nicaragüense lo indica», sostuvo el entrenador al noticiero de televisión Teletica.

Por el contrario, aseguró que al jugador costarricense «no le gusta la disciplina, no le gusta que le llamen la atención, no le gusta que le exijan al máximo».

De los dos actores del duelo caribeño, el de mayor trayectoria en el mundo del fútbol es Haití, un exponente de la escuela francesa combinada con la potencia y velocidad de los jugadores locales.

Dirigido por Marc Collat, Haití llega con un equipo joven y de poca experiencia internacional, lo que recarga la responsabilidad en sus hombres de experiencia, como el arquero Johny Placide y el atacante Duckens Nazon.

Bajo el mando de Collat, los haitianos tuvieron su mejor participación en una Copa Oro, alcanzando octavos de final en 2015, y confían en superar esa actuación este año.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.