Chile jugará su primer partido en un Mundial ante un clásico como Suecia, subcampeón en 2003 y tercero en 1991 y 2011, este martes en Rennes (16h00 GMT), en un grupo F de Francia-2019 que completan Estados Unidos y Tailandia.

El país nórdico fue una potencia temprana en el fútbol femenino, pero en los últimos años sus resultados han sido más irregulares, decepcionando en el último Mundial, Canadá-2015, y en la Eurocopa de 2017, pero logrando la medalla de plata en los Juegos de Rio 2016.

Unos logros que están muy lejos de las expectativas chilenas, en el Mundial gracias a un grupo de jugadoras que lucharon contra las adversidades y se plantaron hasta que la federación les ofreció unas condiciones dignas.

«Ha sido un trabajo muy largo, muy duro, en el que hemos pasado de todo, pero por suerte hoy las cosas han mejorado muchísimo. Recuerdo que cuando estábamos en sub-20 o sub-17 dormíamos en colchonetas. Hoy vamos a hoteles, donde descansa la gente que hace deporte de alto rendimiento», recordaba la delantera Yanara Aedo.

Debutante, Chile llega con una racha de nueve derrotas en los preparatorios hacia el Mundial. En algunas citas dio la cara, como en el reciente 2-0 ante Alemania, y en otras se la partieron, un 7-0 frente a Holanda en abril.

– «Sabemos a lo que vamos a jugar» –

Chile deberá atar en corto a Stina Blackstenius, autora de goles importantes en la campaña olímpica hacia la medalla de plata en Rio. En la clasificación para el Mundial vio puerta cinco veces.

«Sabemos que es un rival rápido y fuerte, pero nosotras sabemos a lo que vamos a jugar. Confiamos en el trabajo que venimos haciendo», declaró Aedo el sábado tras entrenar en Rennes.

«Es un rival técnico y fuerte, pero nosotras estamos preparadas psicológicamente para enfrentarnos a equipos grandes», añadió María José Rojas.

La otra amenaza sueca es la mediapunta Kosovare Asllani, que pasó por el París SG y el Manchester City antes de volver a su país. En la última Copa del Algarve dio dos asistencias y marcó un gol ante Suiza.

Enfrente se encontrarán con la gran fortaleza de la Roja, la imponente Christiane Endler, estrella del París SG, que jugará el Mundial en ‘casa’ llena de confianza tras ser nombrada mejor arquera del campeonato francés.

«Estoy emocionada porque conozco algunos de los estadios franceses, al haber jugado allí con mi club. Tenemos un grupo complicado, pero en la Copa Ameríca -subcampeonas- demostramos que tenemos buenas jugadoras», señaló en la previa del torneo Endler, que el domingo vivirá una cita especial, desafiar a Estados Unidos en ‘su’ Parque de los Príncipes de París.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.