El ex jugador y entrenador argentino Ricardo Luis Carreño falleció a los 70 años en Buenos Aires, Argentina. Repasamos su paso por el fútbol guatemalteco.

Corría el año de 1972 cuando Ricardo Luis Carreño desembarcó en Guatemala, lo hizo para jugar en el Xelajú MC. Llegaba proveniente del fútbol salvadoreño. También jugó en clubes de Honduras.

En Argentina se inició en las fuerzas básicas de River Plate y jugó en la Primera División con Argentino Quilmes, Nueva Chicago y Argentinos Juniors.

En el fútbol chapín tuvo una destacada actuación como jugador en diversos equipos, pero en el desaparecido Galcasa quedó como el máximo goleador de su historia, al totalizar 76 dianas.

De hecho, en 1981 ganó el galardón de máximo goleador con 23 dianas, defendiendo al representativo de Villa Nueva.

Jugó además en Municipa y Comunicaciones, entre otros equipos.

Tras retirarse, tuvo una extensa carrera como entrenador de equipos de la Liga Nacional y Primera División, entre otros, Escuintla, Achuapa, San Pedro, Petapa, Universidad de San Carlos, Chimaltenango, Azucareros, Aurora FC, Sacachispas, Suchitepéquez, Cobán Imperial y Antigua GFC.

Se radicó en Guatemala en donde nació su hijo Ricardo “el Gordo” Carreño, quien jugó en Petapa y Universidad de San Carlos. En 2011 falleció en nuestro país.

Amante de la velocidad, era común verlo llegar a los estadios a bordo de una motocicleta. En los últimos años había vuelto a su país.

Guatefutbol.com presenta sus muestras de condolencia a los familiares y amigos de Ricardo Luis Carreño, descanse en Paz.

4 Comentarios

  1. Buen jugador y entrenador este senor don Ricardo L. Carreno lo vi en el ocaso de su carrera como jugador y como entrenador sabia su trabajo. QEPD.

  2. Hasta ahora me vengo a enterar que el hijo de Ricardo Carreño ya falleció desde el año 2011. Como anécdota, en el año 1,999 durante un corto tiempo, el hijo no tenía equipo y yo jugaba en un equipo de aficionados en los campos del Roosevelt, no sé como, pero el dueño del equipo lo convenció de que jugara unos cuantos partidos con nosotros (no me pregunten como le hizo, incluso no sé como hizo para inscribirlo ya que tengo entendido que es prohibido que jugadores profesionales jueguen en ligas amateurs) y pronto se hizo patente la capacidad futbolística del él respecto al resto de nosotros, simples aficionados que jugábamos los domingos, bola que se le pasaba era gol seguro. Era un alto, blanco él. Que en paz descansen los dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.