El brasileño Botafogo avanzó a la segunda ronda de la Copa Sudamericana 2019 a expensas del argentino Defensa y Justicia al golearlo 3-0 (parcial 0-0), en un partido desquite de la primera rueda jugado este miércoles en el estadio Norberto Tomaghello (Florencio Varela, periferia sur bonaerense).

Erik Lima (53 y 74) y Alex Santana (82) marcaron los goles para el «Fogao», que se llevó la clasificación de manera contundente con un marcador global de 4-0.

En el encuentro jugado hace dos semanas en Rio de Janeiro, Botafogo había ganado por 1-0 con un agónico gol de Erik Lima en el cuarto minuto de reposición.

Botafogo, además, terminó el partido con diez jugadores por la expulsión del defensor Marcinho (68).

Obligado por la necesidad de ganar para revertir el resultado de la ida, Defensa se le fue encima desde el comienzo a la visita, con un planteo agresivo que incluía el adelantamiento de sus dos laterales para ganar peso por las bandas.

Alexander Barboza cabeceó desviado desde muy cerca, Alexis Castro también falló un frentazo a centímetros del arco tras un buen desborde de Delgado, y otra vez lo tuvo Castro en una escapada por la izquierda, pero el Gatito Fernández apareció para desviar al tiro de esquina.

Durante poco más de veinte minutos todo fue para el Halcón, al que le faltó contundencia para al menos ponerse en ventaja, lejos de la efectividad que sí suele mostrar en el campeonato argentino.

Botafogo, en tanto, se mostró firme en su planteo; le cerró con paciencia los avances al Halcón y le bajó el ritmo al vértigo que proponía Defensa y Justicia, que empezó a llegar con menos intensidad.

– Con la noche encima –

A partir de la segunda mitad, el desarrollo se mantuvo con un Defensa más protagonista, pero cada vez con menos llegadas, a tal punto que tardó un largo rato hasta inquietar, con un desborde de Aliseda que concluyó con un zurdazo muy elevado.

La respuesta del Botafogo fue letal, porque el «Fogao» fue mucho más efectivo y empezó a liquidar la serie en un contragolpe rápido, en el que Erik Lima se fue por la izquierda en velocidad y derrotó a Unsain con un potente remate cruzado.

Ese gol forzaba a Defensa a anotar tres goles para torcer el curso de la serie, aunque el local se mantuvo en su propuesta, acentuada después de que Botafogo quedó con diez jugadores por la tarjeta roja directa a Marcinho, por un planchazo antirreglamentario.

Sin embargo, a pesar de la ventaja numérica, Defensa quedaba expuesto en cada contraataque, y en uno de esos avances Leonel Miranda le cometió un penal a Rodrigo Pimpao que Erik Lima convirtió con un remate a la derecha de Unsain.

Con la eliminatoria sellada, sólo quedó tiempo para admirar el tercer tanto, una perla de Alex Santana que pateó desde más de 30 metros y colocó el balón en el ángulo superior izquierdo del arquero local, para un 3-0 definitivamente exagerado en las cifras, que castigó a un Defensa y Justicia con la pólvora mojada y premió a un Botafogo certero y clínico.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.