En las previas periodísticas del encuentro se agotaban los calificativos para definir una final de la Copa Libertadores entre los archirivales River Plate y Boca Juniors que iba a ser histórica. Y lo fue, pero no por el fútbol, sino por el traslado del partido de vuelta, que pasó del estadio Monumental de River al Santiago Bernabéu de Madrid.

Ultras del conjunto ‘Millonario’ apedrearon al bus del equipo ‘xeneize’ cuando marchaba al coliseo de la banda roja el 24 de noviembre, hiriendo a jugadores de Boca. En medio de una gran polémica, el encuentro definitivo fue postergado, movido al día siguiente y finalmente reubicado por la Conmebol en Madrid. En el césped del estadio madridista River se alzó con la copa ante el eterno rival el 9 de diciembre.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.