Faltan seis partidos para que finalice el Torneo de Apertura 2018 y ya solo hay cuatro equipos en competencia.

Ellos han sido los mejores del torneo, aunque quizá la mejor expresión sea los menos irregulares, dado que, con la excepción de Guastatoya -que sí fue dominante- los demás tuvieron serios altibajos que, incluso, pusieron en duda su clasificación.

Cuando se formaron las llaves de Clasificación a Semifinales debo confesar que le vi pocas posibilidades de avanzar a Cobán Imperial, más aún luego del 2-2 en el partido de ida, resultado que me hizo pensar en que se los iban a comer vivos en Malacatán. Pero los Príncipes Azules supieron manejar bien la ansiedad y, siendo prácticos y muy ordenados, terminaron ganando en un lugar donde hacía mucho tiempo no perdían los toros, obteniendo con ello el boleto para las Semifinales, en las que su rival será el Campeón Nacional, que por el rendimiento mostrado y su liderato indiscutible, aparece arriba en los pronósticos.

Comunicaciones, por su parte, manejó bien el partido de vuelta contra Antigua, en el que contó con un par de buenas ocasiones para ampliar su diferencia, a cambio de solo una clara que dejó escapar Lezcano para el equipo colonial. Esto fue muy distinto a lo hecho por los cremas en varios partidos del torneo, en los que un malentendido deseo de triunfo les hizo ir permanentemente al frente, descuidando la zona baja, lo que les costó más de un resultado.

De esa manera los albos avanzaron gracias a su victoria en el partido de ida, encuentro que ha estado en medio de la polémica y el escándalo por la actuación del árbitro Oswaldo Aldana, todo a raíz del penal que concedió a Comunicaciones en una jugada en la que no debió sancionarse nada. Sin embargo, al ver la película completa del partido no nos podemos quedar con esa jugada puntual, porque el colegiado tuvo una pésima actuación desde el minuto uno, siendo demasiado permisivo con un equipo colonial que entró muy “acelerado” al terreno de juego, al extremo que antes de que José Manuel Contreras fuera expulsado, más de alguno de sus compañeros también debió haberse ido simplemente por la reiteración de faltas, sin considerar lo fuerte de las mismas, y tampoco se debe olvidar que el Señor Aldana se dejó jalar, empujar, insultar y pechar a la vista de todos, sin que aplicara el reglamento como correspondía.

Así que no fue un error (el penal), sino decenas de equivocaciones del árbitro Oswaldo Aldana, que nunca tuvo control del partido y terminó echándolo a perder.

Ahora el rival de los cremas es Xelajú MC, un equipo que ha sabido cómo jugarle a los albos y que, cerrando en casa, parte como claro favorito en la serie.

De cumplirse lo antes dicho, tendríamos la repetición de la final entre Guastatoya y Xelajú MC, con el Pecho Amarillo en busca del segundo sol y los Súper Chivos confiando en la conquista de la sexta luna.

Por ahora no queda más que esperar que haya buen futbol, emoción, goles, graderíos poblados con muchos aficionados y arbitrajes que no se hagan notar.

Los equipos en contienda son los mejores cuatro, pero esto deben ratificarlo en cada uno de los partidos de las Semifinales y quien saldrá ganando será el futbol nacional.

1 Comentario

  1. Buena observación señor Muralles. Claro que es un pesimo arbitraje. Y mas al dejarse sobornar de seguno. A quien van adecir la verdad. Siempre permanece la corrupción, es obvio que son ayudados los ( ” llamados grandes” ) porque saben que les ayudan de una o de otra manera.
    porque por los departamentales nadie da un centavo, gracias a equipos como lo de pecho amarillo, xela, toros, an sabido pararse bien y ser verdaderos rivales a costa de esfuerzos y trabajo, que otros que nunca forman jugadores en sus fuerzas básicas, que solo andan viendo como agarrar a jugadores por dinero. En fin sabemos que, de ante mano perderan. En esta llave.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.