Turquía puede enorgullecerse de contar con estadios nuevos y una afición apasionada, pero nunca ha organizado ningún gran evento deportivo, y las dificultades económicas que vive el país, los interrogantes sobre los derechos humanos y la falta de infraestructuras lastran la candidatura turca a la organización de la Eurocopa-2024.

Para el presidente, Recep Tayyip Erdogan, la Eurocopa-2024, cuyo país organizador se conocerá el jueves, es la ocasión para Turquía de obtener al fin ‘su’ competición, tras tres intentos fallidos de organizar el campeonato de Europa de fútbol.

. Los + y los – de la candidatura turca:

+ Estadios nuevos

Turquía ha vivido en los últimos años un frenesí por la construcción de estadios en el marco de un plan de desarrollo de infraestructuras pilotado por el presidente Erdogan. Se han creado nuevos estadios ultramodernos y no sólo en Estambul, sino en otras zonas como Konya (centro) y Trabzon (nordeste).

Consecuencia: siete de los 10 estadios propuestos por Turquía para albergar la Eurocopa ya están listos para acoger partidos. El estadio de Antalya necesita reformas y el más importante, el estadio olímpico Atatürk en Estambul, debe ser reconstruido.

John McManus, autor del libro “Welcome to hell? In search of the real Turkish football” (no traducido), estima que los estadios turcos estarían “listos a albergar partidos del torneo mañana” y explicó a la AFP que esos recintos se han construido con las normas de la UEFA para poder albergar grandes competiciones.

+ Carga simbólica

Designar a Turquía para albergar la Eurocopa-2024 tendría una gran carga simbólica, puesto que sería de lejos la mayor competición deportiva jamás organizada en un país de mayoría musulmana.

También sería un gesto de apertura de este país, que acusa con frecuencia a Occidente de ‘islamofobia’.

La Eurocopa-2024 sería una importante vitrina para Turquía, país que celebrará con fastos el centenario de su república en 2023.

+ Pasión de los hinchas

En Turquía el fútbol es casi una religión. Todo el mundo apoya a su equipo, una pasión que a menudo se transmite de generación en generación. Este país es “una nación apasionada por el fútbol”, destaca la UEFA en su informe de evaluación.

Dar la Eurocopa-2024 a Turquía permitiría a los aficionados de otros países vivir el ambiente tan particular que reina en los estadios y fuera de ellos los días de partido.

El torneo “se celebraría en un gran ambiente”, indica McManus. “Cuando pienso en las razones por las que Turquía debería organizar la Eurocopa, lo primero que pienso es en los hinchas”.

– Transportes

Una de las principales preocupaciones desveladas en el informe de evaluación de la UEFA se refiere al estado de la red de transportes en Turquía. Si los vuelos internos son numerosos y las carreteras han mejorado considerablemente, la red ferroviaria se encuentra muy retrasada con respecto a la de un país de la Europa occidental.

Erdogan se comprometió a invertir en este campo y la UEFA destaca que Turquía va a invertir 17.000 millones de euros en los transportes terrestres, pero “la magnitud de los trabajos a realizar en el tiempo determinado constituye un riesgo”, añadiendo que la capacidad de acogida hotelera en la mayoría de ciudades es insuficiente.

– Política

Erdogan es una figura que divide tanto en el interior del país como en el exterior. Las ONG se inquietan por la deriva autoritaria del presidente turco y por la detención de opositores y periodistas.

En su informe, la UEFA manifiesta su preocupación por la ausencia, en el dosier de candidatura turco, de un “plan de acción en el ámbito de los derechos humanos”.

También está en el punto de mira la seguridad, después de una ola de atentados en 2015 y 2016, aunque en el último año y medio no se han perpetrado atentados importantes.

Entre las ciudades sede figura Gaziantep, cerca de la frontera siria.

– Economía

Mala suerte para la candidatura turca, ya que el país ha sufrido este verano el desplome de su moneda, la libra turca, en medio de una crisis diplomática con Estados Unidos.

Estas dificultades amenazan al sistema bancario y la UEFA admite que podrían comprometer “las inversiones públicas previstas” de ahora al 2024.

Para McManus, la economía sigue siendo “un interrogante”, pero considera que si Turquía es elegida para albergar el torneo, todos los actores implicados se esforzarían por “superar los obstáculos”.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.