Cuando el exseleccionador español Julen Lopetegui dio su lista para el Mundial de Rusia, sólo un hombre no tenía un doble o una alternativa de perfil similar, el mediocentro Sergio Busquets, cuyo trabajo de cierre y distribución de balón es único en la ‘Roja’.

Erigido en centinela en el centro del campo tanto en su club, el FC Barcelona, como en la ‘Roja’, Busquets ha sido fijo para todos los seleccionadores desde que debutó con el equipo nacional en 2009 de la mano de Vicente del Bosque.

“Si fuera jugador me gustaría parecerme a Busquets”, afirmaba el exseleccionador español en 2010, cuando España se coronó campeona mundial.

“Lo hace todo, está continuamente en disposición ayudar al equipo, es generoso, se vacía defensivamente, y es de los primeros que empieza a jugar al fútbol. Y cuando él está bien el fútbol se hace más fluido”, decía entonces Del Bosque.

– ‘Juega como los ángeles’ –

Una opinión que han mantenido todos los entrenadores que ha tenido tanto en el Barça como en la selección, con la que acumula ya 104 partidos tras su desempeño el viernes en el debut mundialista ante Portugal (3-3).

Apodado el ‘Pulpo’, por su forma de llegar y robar balones como si tuviera ocho piernas, el jugador catalán es uno de los seguros de la ‘Roja’ tanto a la hora de defender como de salir con la pelota jugada.

“La valoración de Busi es clara: es un jugador de máximo nivel, de máxima fiabilidad”, señalaba el seleccionador recientemente destituido Julen Lopetegui.

“Es un jugador que transmite pasión, es un profesional que respeta al máximo su profesión y que juega al fútbol como los ángeles”, añadía el ahora técnico del Real Madrid, concluyendo que es “un jugador absolutamente importante”.

Es el ancla en torno a la cual, desde que llegó, se han movido los ‘jugones’ de la ‘Roja’: Xavi Hernández, Iniesta, Silva, Mata, Isco, Asensio…

Aunque hecho para la España del toque, Busquets también demostró el viernes en el debut mundialista ante Portugal (3-3) que sabe ver por donde va el partido y adaptarse a las circunstancias.

Si el ‘tiqui-taca’ no sirve en algún momento y hay que recurrir a un fútbol más directo, aunque no sea su especialidad, ahí está él para mandar un balón largo a Diego Costa y que el hispano-brasileño se encargue de marcar.

“Busquets es casi insustituible por su forma de jugar, por cómo se coloca, cómo lee los partidos”, asegura su compañero de selección Koke.

– Sin sustituto claro –

Sin recambio fijo como tal, Lopetegui durante la preparación del Mundial probó con varias soluciones para cuando el mediocentro barcelonista no ha podido estar con la ‘Roja’, alqo que sólo ha impedido alguna lesión.

Illarramendi, Ander Herrera o el joven Rodri, meritorio incluido en el viaje a Rusia, fueron algunas de las pruebas que hizo el exseleccionador, que finalmente parecía haberse decantado más por el uso de Thiago Alcántara.

“Venía preparado porque había jugado en el Bayern en esa demarcación. Evidentemente es una posición importante por el orden que le puede dar al equipo”, decía el propio Thiago antes del amistoso contra Túnez en tierras rusas (1-0).

A sus 29 años y ganador de un Mundial (2010) y una Eurocopa (2012), además de todo lo se puede ganar en un club con el Barça, ‘Busi’ también se ha ganado fama de figura tranquila, dedicada al trabajo.

Cuando en lo más álgido de la crisis política de la región de Cataluña con el Estado central español, algunos jugadores se expresaban de una forma u otra, él afirmaba dejar las “ideas políticas fuera de la selección”.

“Como en el día a día de nuestro club, yo solo me dedico al fútbol, a jugar y a opinar de fútbol”, señalaba Busquets, que tiene intención de seguir muchos años en la selección.

Algo que, sin duda, agradecerán sus compañeros y entrenadores presentes y futuros.

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.