Iker Casillas y su Oporto solo necesitan un punto el domingo contra el Feirense para ser campeones de la liga portuguesa y permitir al emblemático portero español ganar su primer trofeo con los colores de un club que está a punto de abandonar.

Líderes de la clasificación con 82 puntos, los ‘Dragones’ podrían incluso ganar su 28º título antes de jugar su partido de la 33ª y penúltima jornada si el Sporting y el Benfica, que tienen 77 puntos cada uno, empatan la víspera en un derbi lisboeta que se augura caliente.

Rey del fútbol portugués en los años 2000 y coronado campeón de la Europa League en 2011, el Oporto ha visto cómo el Benfica ganaba cuatro títulos consecutivos desde 2013.

Pero, no hay duda de que ‘San Iker’, que pronto cumplirá 37 años, preferiría ganar el título ante sus aficionados del estadio Do Dragao, después de no haber podido añadir ninguna liga a su prodigioso palmarés desde que fichó por el Oporto en el verano de 2015, tras 25 años de conquistas en el Real Madrid.

Sería su primer título liguero desde la temporada 2011/2012, cuando su Real Madrid, entonces entrenado por el portugués José Mourinho, había alcanzado los 100 puntos para ganar la Liga, la quinta de su carrera.

– Evitar ‘un final amargo’ –

El emblemático portero, ganador del Mundial de 2010, doble campeón de Europa con España (2008, 2012) y vencedor en tres ocasiones de la Liga de Campeones (2000, 2002, 2014) mantiene vivo su espíritu competitivo y quiere ganar este trofeo antes de dejar el club del norte de Portugal.

“Marcharme después de dos años sin ningún trofeo sería un final amargo”, decía el verano pasado, al prorrogar por una temporada su contrato. Casillas subrayaba entonces su ganas de ganar títulos para ayudar al Oporto a “seguir siendo un club importante en Portugal y respetado en Europa”.

El domingo pasado, tras una sufrida victoria en el campo del Maritimo Funchal (0-1), el hombre que más veces ha jugado con España (167 selecciones) mostró sus ganas de llevarse el trofeo liguero: “Después de un largo camino, nos falta el último tramo”, dijo en sus redes sociales.

Sin embargo, su temporada no ha sido una autopista sin obstáculos. A mediados de octubre, su entrenador, Sergio Conceiçao, decidía relegarlo al banquillo durante varios meses por una falta de implicación en los entrenamientos.

– Etiqueta ‘Casillas quédate’ –

Evitando un pulso con su entrenador, Casillas prefirió actuar de forma positiva excluyendo una salida en el mercado invernal y considerando normal luchar por un puesto de titular.

A mediados de febrero, recuperó su sitio bajo los palos del Oporto, tras una mal rendimiento del joven portero portugués José Sa (25 años), culpable de gruesos errores en la dura derrota por 5-0 que el Liverpool le infligió al Oporto en el estadio Do Dragao en octavos de final de la Liga de Campeones.

No obstante, a principios de marzo, un responsable del club afirmaba que esta temporada sería la última de Casillas en el Oporto, alegando que su salario era demasiado alto para un presupuesto que había que revisar a la baja. El español es el jugador mejor pagado de la liga portuguesa, con un salario bruto de 7,5 millones de euros anuales, según el rotativo deportivo A Bola.

Por su parte, Casillas no ha dado ninguna pista sobre su futuro, con su entorno posponiendo cualquier decisión al final de temporada.

Su compañeros al igual que los aficionados ya han mostraron sus preferencias. Los primeros le cantaron “Casillas quédate” durante una barbacoa en el centro de entrenamiento del club, y los segundos inundan las redes sociales con el ‘hashtag’ portugués “FicaCasillas” (“Casillas quédate”).

© 2018, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.