Un error de Elías Enoc Vásquez capitalizado por Gastón Puerari le sirvió a los rojos para ganar el Clásico 302 y prolongar a nueve los partidos en los que no pierde contra su acérrimo rival.

El juego fue una vez más de mucha marca y no muchas emociones, ganando el que supo hacer mejor las cosas y dar el golpe cuando tenía que darlo.

Desde el primer momento Comunicaciones fue quien tomó la iniciativa y en apenas 32 segundos pudo abrir el marcador, pero un cabezazo de Russell quedó apenas junto al palo izquierdo de la portería roja.

A los dos minutos fue Hagen quien hizo un vuelo plástico para salvar un tiro libre de Márquez que amenazaba colarse en el ángulo superior izquierdo, muestras de que los albos querían ponerse pronto en ventaja.

Aunque los Cremas no asfixiaban a los Rojos con la presión, esta era lo suficientemente bien hecha para obligar a los de Medford a tener que tocar de manera lateral, para luego tirar pelotazos que no les daban mayor resultado.

De cualquier manera el equipo escarlata pudo adelantarse en el marcador a los 16 en un tiro libre de Pappa que pasó por abajo de la barrera y terminó estrellándose en la base del poste izquierdo, lo que describía perfectamente lo que tantas veces se ha afirmado que no es tan importante llegar, sino saberlo hacer bien.

En esos minutos también quedó de manifiesto que hay que tener decisión para resolver las situaciones que se crean, ya que inmediatamente después del tiro libre de Pappa se filtró entre los centrales ediles Ceballos, pero no se animó a rematar y, al querer recortar sobre la derecha, lo despojaron del balón.

Las jugadas ofensivas de los cremas se siguieron acumulando, una fue producto de una gran muestra de técnica de Aparicio, otra una pared entre Herrarte y Ceballos, una más de Márquez, pero el cero seguía en el marcador.

Y el que no los hace, los ve hacer, ya que Comunicaciones era dominador territorial y mostraba mejor futbol, pero un largo pelotazo de Hagen los hizo pedazos, ya que Vásquez quiso despejar con la cabeza ante la presión de Kamiani, pero el defensa crema apenas peinó el balón, dejándolo a disposición de Puerari, que burló a Irazún y colocó el 0-1 en el marcador, enmudeciendo a los siete u ocho mil aficionados presentes en el estadio nacional.

Se jugaban 36 minutos y los Cremas sintieron el golpe, porque ellos habían hecho el gasto, pero era el rival el que gozaba de la ventaja en el marcador.

Eso hizo que en el cierre del primer tiempo arremetieran con todo en busca del empate, pero un cabezazo de Ceballos se fue arriba y un tiro libre de Márquez fue rechazado por Hagen, por lo que  a la hora del descanso la pizarra señalaba 0-1 en el Clásico 302.

El segundo tiempo fue distinto, porque si bien es cierto los albos salieron siempre pensando en ser ofensivos, también lo es que los rojos se agruparon mejor, equipararon la posesión del balón y tuvieron a los locales lejos del marco de Hagen.

A eso se unió que, mientras Municipal lucía compacto, Comunicaciones era un equipo muy largo, en el que en sus ataques aparecían solo dos o tres jugadores, los que tenían que fajarse frente a seis o siete defensores visitantes, lo que hacía muy cuesta arriba la tarea de empatar.

Por si no era suficiente, cuando los blancos lograban llegar por las bandas terminaban haciendo infinidad de centros, de los que ganaron muy pocos y, cuando lo hicieron, nunca remataron a puerta, sino que buscaron asistir a compañeros que nunca aparecieron, lo que permitía a los ediles reventar el balón hacia cualquier parte.

En la segunda parte, la mejor oportunidad para Comunicaciones, por no decir la única, se produjo a los 69 minutos, cuando Marvin Ceballos remató a boca de jarro, pero Nicholas Hagen rechazó justamente en la línea de gol.

Municipal tampoco llegaba mucho, pero sobre el final comenzó a aprovechar los espacios que dejaban los albos en defensa, teniendo una opción inmejorable para ampliar diferencias al 86 luego que Pappa tuvo campo abierto para rematar, pero el balón se estrelló en el travesaño.

La última oportunidad de gol en el Clásico 302 fue para los cremas, luego de dos cabezazos en el área y una barrida de César Morales que no pudo enderezar el rumbo del balón hacia el fondo del marco rojo.

El resultado 0-1 mostró de nuevo un Clásico apretado, de mucha marca y de pocas llegadas, con un equipo -Comunicaciones- queriendo ser el protagonista pero sin una idea clara para atacar, sin contar con los pocos elementos que desprendía para ir a la ofensiva y víctima una vez más de los gruesos errores de Elías Enoc Vásquez, mientras Municipal era más pragmático, porque a pesar de tener en la cancha a Kamiani, Pérez, Pappa y Puerari, gastó cuanto tiempo pudo al estar empatado el partido y lo hizo aún más al estar ganando, manteniendo siempre el bloque defensivo unido para cuidar los tres puntos que estaban obteniendo, lo que les permite mantenerse en la parte alta de la tabla y prolongar a nueve los Clásicos sin derrota.

Poco tiempo para Olivera, sí, pero más que suficiente para tener al menos jugadas preparadas en los balones parados, pero ni eso, por lo que el resultado es justo, más allá del número de llegadas, porque el futbol se gana con goles y no con aproximaciones.

Con el 0-1 Municipal llega a 23 puntos que le dan el segundo lugar provisional, mientras Comunicaciones se quedó con 18 y es probable que quede fuera de la zona de clasificación cuando se complete la jornada.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.