El domingo, contra el campeón africano, ante la ausencia de otros pilares del equipo como Claudio Bravo y Alexis Sánchez, que solo jugó la última media hora, Vidal se convirtió en el líder de la Roja en la cancha.

Pese a su estatus de estrella, el jugador del Bayern de Múnich, fue el primero en presionar al rival, de sus pies salieron los mejores pases y los más peligrosos y, ante la falta de acierto de sus compañeros, fue él quien finalmente abrió el marcador ante los cameruneses, con un cabezazo a centro de Alexis Sánchez, a falta de algo menos de 10 minutos para el final del partido.

«Jugar al fútbol con Arturo es un privilegio», dijo rendido este lunes su compañero Marcelo Díaz. «Un jugador de tanta categoría y jerarquía en el equipo te llena de ilusión y te da también mucha fuerza para jugar».

«Muchas veces es el primer guerrero que tenemos y después nos sumamos los otros. Creo que ayer hizo un partido redondo, por algo fue elegido el mejor del encuentro», añadió.

– Líder sin brazalete –

Vidal es también el líder del equipo pese a no ser el capitán, como demostró al ser el jugador que con más vehemencia protestó después de que el árbitro anulase el gol de Eduardo Vargas en la última jugada del primer tiempo, con 0-0 en el marcador, a instancias del asistente de video.

A lo largo de su exitosa carrera en Europa, Vidal ha logrado ser reconocido, más allá de por sus peinados estrafalarios o por su tatuado cuerpo, como uno de los mejores centrocampistas del panorama futbolístico actual y un jugador de fuerte carácter.

Una personalidad forjada en una dura infancia. Nacido el 22 de mayo de 1987, segundo de cinco hermanos, Vidal se crió en San Joaquín, una humilde comuna de Santiago. Su madre, tras separarse del padre del futbolista, tuvo que limpiar casas, cocinar y vender en mercadillos para sacar a sus hijos adelante.

Vidal se pasaba muchas horas jugando en un campo de tierra cerca de su casa y a los 10 años entró en la cantera de Colo Colo. Viendo los sacrificios hechos por su madre, a los 13 se obsesionó con ser profesional y prometió a su progenitora: «Algún día vivirás como una reina».

Debutó en la primera chilena con Colo Colo a los 18 años y tras tres títulos nacionales y una destacada participación en el Mundial Sub-20 en 2007, en el que Chile acabó tercera, Vidal emigró a Alemania para jugar en el Bayer Leverkusen, donde jugó cuatro temporadas y se convirtió en uno de los jugadores más codiciados del continente.

En 2012 fichó por la Juventus de Turín, con la que ganó cuatro Scudettos. Tras perder la final de la Liga de Campeones-2015 contra el Barcelona, regresó a Alemania, esta vez para jugar en el Bayern de Múnich, donde ha seguido acumulando trofeos nacionales, aunque la Champions se le sigue resistiendo.

– Abanderado de la ‘Generación Dorada’ –

Con la Roja, Vidal es uno de los abanderados de la ‘Generación Dorada’ que ha llevado a Chile a sus mayores éxitos, ganando la Copa América-2015 y la Copa América Centenario-2016.

Tras conquistar el continente sudamericano, el ‘Rey Arturo’ (su cuenta en twitter es @kingarturo23) quiere extender su reinado a nivel mundial ganando esta Copa de las Confederaciones, un anticipo de lo que puede ser el año próximo el Mundial de Rusia.

Marcelo Díaz reconoce el liderazgo de Vidal, pero no se olvida del colectivo como clave de los éxitos de la Roja: «Es un privilegio tener a Arturo… tener a Alexis (Sánchez), tener a Claudio (Bravo), tener a Charles (Aránguiz)… Es un equipo con muchos jugadores importantes y dentro de este colectivo hay jugadores que pueden sobresalir en cada partido».

© 2017 AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.