La espera terminó

22 meses después de haber sido suspendidos de toda actividad futbolística por dopaje, los jugadores Marvin Ávila, Marco Ciani (foto), Sergio Trujillo y el salvadoreño Kevin Santamaría podrán volver a entrenar a partir de hoy con un club.

El 28 de octubre de 2015, el Comité Ejecutivo de la Federación Nacional de futbol dirigida en ese momento por el expresidente Brayan Jiménez, sancionó con dos años a los cuatro jugadores que pertenecían a Municipal,  por el consumo de la sustancia prohibida llamada Dimetilbutilamina.

Los futbolistas arrojaron en las muestras de orina residuos de dicho  estimulante, detectado en las pruebas de antidopaje realizadas en las semifinales y finales del Torneo Clausura 2015, finalizado en mayo de ese año.

La pena empezó en junio de ese año y se completa el 22 de junio de 2017.

Pudieron haber sido cuatro años, tiempo que está reglamentado debido a la sustancia encontrada, pero finalmente la FIFA avaló los dos.

Cuando se dio a conocer la suspensión Trujillo y Ávila todavía tenían contrato con Municipal, mientras que Ciani y Santamaría habían quedado al margen al finalizar dicho torneo.

En ese campeonato, los rojos perdieron la final y Comunicaciones conquistó el histórico hexacampeonato.

En la actualidad, el único jugador que tiene club es Trujillo, por lo que puede integrarse hoy a los entrenamientos de Municipal.

Mientras que Ávila manifestó recientemente su deseo por volver a vestirse de rojo.

Ciani, en cambio, se mostró ansioso en las redes sociales por volver a las canchas y Santamaría dijo en su momento que de no jugar en Colombia volvería a Guatemala, no precisamente a Municipal, ya que antes estuvo con Deportivo Suchitepéquez. El salvadoreño culpó al club rojo de su suspensión.

Habrá que esperar ahora el retorno de tres futbolistas que fueron parte de la Selección Nacional de Guatemala y uno de la de El Salvador.