Pocas bromas en la Roja, tras la bofetada holandesa

Curitiba (Brasil) (AFP)

Caras crispadas y tensas y ni el menor asomo de sonrisa en la rueda de prensa: hay pocas ganas de bromas entre los jugadores españoles tras una dura noche después de la debacle (5-1) ante Holanda el viernes en el debut mundialista.

"Está claro que hoy te cuesta dormir", admitió Sergio Ramos este sábado ante los periodistas, reunidos en el centro de entrenamiento de la Roja en Curitiba (sur de Brasil).

"Te cuesta dejar de pensar en lo que pasó ayer. Te obliga a pasar página rápido", añadió.

La cara seria del defensa del Real Madrid contrasta con una gran foto fijada en el muro de la sala de prensa, donde se le ve eufórico, saltar sobre sus compañeros tras un gol, en lo que es un cruel recuerdo de tiempos más alegres para España.

La comparecencia ante los medios es más larga de lo habitual, más de media hora: Ramos y Jordi Alba se presentan para vendar las heridas y explicar a la opinión pública que la edad de oro de España aún no ha pasado.

Para Sergio Ramos, considerar que España, ganadora de la Eurocopa-2008, el Mundial-2010 y la Eurocopa-2012, está "en un fin de ciclo es una locura".

"La clave de este grupo ha sido saber levantarse en momentos difíciles", aseguró, antes de añadir que tampoco "podemos volvernos locos tras un mal partido de todos ante una gran selección".

No, los jugadores no están derrotados, viene a decir. Todo sigue abierto, como tras la derrota en el primer partido ante Suiza hace cuatro años en Sudáfrica, al que siguieron seis victorias consecutivas hasta llegar al título Mundial.

- Unión sagrada -

Pero, para pasar a octavos de final, habrá que recuperarse ante Chile el miércoles y tanto Alba como Ramos llaman a cerrar filas.

"Creo que el vestuario estás más unido que nunca", asegura el defensa blanco, mientras que Alba asegura que "el equipo está más unido que nunca". Los defensas que se enfrentan durante toda la temporada con el Barça y el Real Madrid apelan ahora a una unión sagrada.

En la noche del viernes, tras el partido, los jugadores tuvieron una charla, relata Ramos: "Es normal. Está bien que la gente de su opinión y que saquemos conclusiones de lo que pasó ayer".

Este sábado, en el "Centro de treinamento do Caju", donde se ejercita habitualmente el Atletico Paranaense, los españoles se aprestan a volver a las prácticas con la vista puesta en otra Roja, la chilena.

No obstante, en medio de la desolación, los jugadores pudieron constatar que se mantiene el apoyo de los aficionados españoles, que fueron al aeropuerto de Salvador de Bahia durante la noche para animar a los vigentes campeones del mundo antes de su regreso a su camp base.

El portero y capitán Iker Casillas, cuyos fallos simbolizaron el desmoronamiento de España en la segunda parte del partido, fue aplaudido y animado con gritos de "¡Vamos, Iker!" o "¡Grande, Iker!".

"El cariño de la gente se siente, desde nuestro país, la gente tiene confianza, han sido años de victorias. Notamos esta confianza y hay que devolver este cariño", concluyó Ramos.

© 2014 AFP
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS